12.2.10

Pero también se, que haber plantado la bandera en la cima no es el final, si no el comienzo de nuevas exploraciones, experiencias, batir de alas ansiadas.

4 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Siempre maravillándonos con tus letras que son alhajas...

Saludos y un abrazo enorme.

DANI dijo...

Al final de la escalera, siempre hay otro rellano.

Descansamos....y seguimos?? ja ja ja

Besos sin cesar

Sabagg dijo...

Siempre es un nuevo inicio...

Terapia de Choque dijo...

El problema es que muchas veces llegamos cansados, sin ganas de batir las alas :l