31.1.09

Desperdicio mi tarde pintando en blanco y negro todo un día de falso color

1 comentario:

Borja F. Caamaño dijo...

Dándole ese auténtico aura añejo que queda cuando somos capaces de alejar esas emociones fingidas, de los demás, de nosotros mismos, y seguimos adelante con esa paleta de grises en las manos para teñir el mundo...

... para darle esos tonos maravillosos de las pelis clásicas.

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado.